Segura de León


Quedan 294 días para las Capeas 2018
Mapa del Sitio Agrandar Reducir Restaurar

Hemos recibido
2325865
visitas desde el 13/03/1998

Ver Estadísticas

Pregón Capeas 1992


Vaquera Mayor y Zagalas, Autoridades, segureños y forasteros que os encontráis entre nosotros. A todos buenas noches y bienvenidos.

Agradezco las palabras que acerca de mí ha dicho mi buen amigo José Francisco, a quién he de decir admiro por su honradez y dedicación en su trabajo. Un trabajo que no es otro que el de sacar adelante y de una manera brillantísima sus estudios. Es algo que me consta.

En primer lugar os pido perdón por los fallos que con toda seguridad apreciaréis en este pregón, debido a la inexperiencia que algunos, como en mi caso, tenemos en estos menesteres. Una inexperiencia que superamos de mejor o peor manera, poniendo toda nuestra ilusión, ya que tanto para mí como para todos los pregoneros segureños que me han precedido, es un honor estar aquí, en este balcón y dirigiéndome a todos vosotros.

De siempre ha destacado y podemos comprobarlo en cantidad de documentos gráficos y escritos la belleza de la mujer española. No tengo más que girar mi cabeza hacia la derecha, para comprobar la certeza de tal afirmación. Puedo ver la belleza de estas muchachas que representan con tanta majestuosidad a todas las mujeres de Segura. Si Julio Romero de Torres pintó y ensalzó la belleza de la mujer cordobesa, no es menor el ardor que pregoneros anteriores a mí han desarrollado con pasión, a la hora de alabar la belleza de la mujer segureña. Una mujer que con su presencia año tras año alegra la vista de todos los presentes. Desde aquí animo a todas las jóvenes de Segura, para que en años sucesivos sigan representando a nuestras mujeres en estas fiestas tan entrañables, tan maravillosas y por supuesto inimitables.

No quiero dejar pasar por alto, aunque no sea algo que esté relacionado directamente con nuestras fiestas, pero que sí tiene mucho que ver con lo que es nuestra historia como extremeños. ¡Por fin llegó el 92! Ha sido este año donde España ha visto la responsabilidad de hacer frente a grandes retos internacionales. Retos que en gran medida han dado y están dando el verdadero reflejo de lo que los españoles somos capaces de hacer. Siempre hemos sido considerados, por todo el mundo, los reyes en el arte de la improvisación. Creo que hemos superado si no con un sobresaliente sí con un notable alto esos retos a los que he hecho referencia anteriormente y que como todos sabéis, no son otros que la Expo-92 de Sevilla, una grandiosa Exposición Universal y los Juegos Olímpicos de Barcelona. Nosotros los segureños no contamos con unas fiestas de renombre internacional como pueden ser los Sanfermines de Pamplona, ni hemos organizado ningún acto de carácter internacional, pero es algo que tampoco pretendemos. Solamente queremos pasar unos días de gran diversión, aunque año tras año, tenemos un mayor número de visitantes. Pero lo que en este año conmemoramos con una majestuosa exposición es el quinto centenario del descubrimiento de América. Un descubrimiento que fue posible gracias a la confianza que los Reyes españoles tuvieron en un marino genovés de nombre Cristóbal y de apellido Colón. Éste emprendió una aventura que llegó a ser quizás, junto con el primer viaje a la luna, uno de los viajes y descubrimientos más importantes en la historia de la humanidad. Pero también fueron los hombres y mujeres de Extremadura, los que tuvieron una gran relevancia en este evento, debido sobre todo a su espíritu aventurero. Un espíritu que unido a una impresionante capacidad de conquista hizo que florecieran personajes ilustres y gran cantidad de nombres de ciudades extremeñas dispersas por todo el territorio del Nuevo Mundo.

Este año la Ruta del Descubrimiento pasa inexcusablemente por las tierras y parajes extremeños con un lema: "Extremadura enclave 92". Pero somos nosotros, los extremeños, los que quizás desconocemos nuestra propia tierra. Hacemos turismo en mayor o menor medida, pero nuestros deseos se centran en las playas onubenses, gaditanas o malagueñas, despreocupándonos casi totalmente del conocimiento de nuestra propia región.

Pero en Segura, como en una inmensa mayoría de los pueblos de nuestro país, se siguen sufriendo los típicos y tópicos problemas de paro y emigración juvenil. Estos dos problemas han dejado nuestro pueblo desierto de juventud. Fue en los años 60 cuando se produjo la primera gran emigración de extremeños hacia zonas más industrializadas, tal es el caso de Madrid y Cataluña. Pero es ahora cuando estamos viendo y viviendo una segunda emigración. Desde aquí, aunque supongo que no llegarán muy lejos mis palabras, quiero mandar un mensaje a todos nuestros dirigentes sean de la ideología que sean. Dejemos nuestras rencillas a la hora de luchar por los intereses de nuestra Región. Seamos una piña en este sentido. Somos un pueblo trabajador, un pueblo que ha sabido sufrir y pasar grandes necesidades. Pero yo me pregunto, ¿no somos los extremeños como cualquier otro pueblo del Estado Español?, ¿no va siendo hora de que salgamos de nuestro tradicional atraso con respecto a otros pueblos y Comunidades españolas? Ya va siendo hora de que tengamos también nosotros la atención que nos merecemos para salir de una crisis, que durante lustros venimos soportando. Uniéndonos todos, sabiendo luchar por nuestras causas y exigiendo lo que en justicia nos corresponde, no tendremos más remedio que conseguirlo, o por el contrario, no tendrán más remedio que dárnoslo.

Recuerdo las palabras de nuestro Presidente Rodríguez Ibarra cuando tuvo aquel enfrentamiento, que muchos de vosotros recordaréis, con el Presidente de Cataluña, referido a los privilegios que para con ellos tiene y ha tenido desde tiempos inmemoriales el Gobierno central. Quizás no fueran las palabras más adecuadas, pero sí el sentimiento que las impulsaba. Somos y hemos sido siempre una mano de obra barata que ha ayudado muchísimo a que otras Autonomías hayan adquirido más fuerza, pero no por eso dejamos de ser ciudadanos de segunda. ¿Por qué?, ¿porque no tenemos su misma lengua?, ¿porque no tenemos su misma cultura?, ¿porque somos más brutos, entre comillas, hablando? No segureños, aunque no coincidamos con ellos en estos aspectos, sí coincidimos en algo fundamental. Tanto los vascos, gallegos, andaluces o catalanes, por citar algunos de los pueblos que conforman nuestro Estado, son tan españoles como lo somos los extremeños.

Pero lo que más nos importa a nosotros estos días son nuestras fiestas. Unas fiestas que siguiendo una tradición, casi ancestral, se celebran año tras año en nuestra plaza y en honor a nuestro Cristo de la Reja. Una plaza que cambia su fisonomía durante unos días para ponerse su traje de fiesta, que como si de diseñadores se tratara, todos los segureños nos encargamos de engalanar con tablaos y troneras. Nuestro deseo a lo largo de todo el año es que lleguen estos días para pasarlos con gran ilusión y alegría, regocijo y algarabía junto a nuestros familiares, amigos y paisanos.
Son, las Capeas, unas fiestas que todos los segureños llevamos en la sangre. Tanto es así, que desde mi trabajo, puedo ver como maestros y maestras que llegan a ejercer su labor docente entre nosotros, se quedan asombrados cuando ven, que desde su más tierna infancia, los niños y niñas de nuestro pueblo, nada más salen al recreo se ponen a jugar a las Capeas.

Es también digno de mención el fervor popular que entre todos los segureños despierta nuestro Cristo de la Reja, en honor al cual, como anteriormente he dicho, se celebran estas Fiestas. Un fervor comparable con el que tienen los almonteños con su Virgen del Rocío o los sevillanos con sus Vírgenes y Cristos en la Semana Santa. Un fervor y unas ganas inmensas de ver su rostro allá arriba, en su retablo, por parte de todos los segureños y segureñas, que por unas u otras circunstancias no están con nosotros a lo largo del año.

Recuerdos de todo tipo vienen a nuestra mente cuando llegan estas fechas. Desde vacas famosas como "la gacha" o "la joreá", pasando por ganaderos que de algún modo han dejado huella, como es el caso de Benito Pina, cuya frase más famosa ha quedado inmortalizada en la esquina por la que, año tras año, vemos entrar las vacas y que corona la Tranca, santo y seña de nuestra Fiestas. Toreadores, que no toreros con renombre como "Canuto". Vaqueros ilustres como Menene, Jesús o más recientes como Juani. Pero también hay personajes que han dejado su impronta por su forma de vivir estas nuestras Fiestas como Leonardo o Rafa. Pero, ¿quién es Rafa?, os preguntaréis. Quizás muchos lo conocieran por Lucas. Un madrileño de Segura y un segureño por los cuatro costados. Un hombre al que me parece estar viendo con su sombrero cordobés y enfundado en sus botos, pidiendo a José por la ventana del bar, la manzanilla correspondiente para tomar acompañando las tapas de guarrito. Para todos ellos, estén o no entre nosotros, me gustaría pedir un aplauso como homenaje que les tributamos todos los segureños.

Otros personajes, quizás los más importantes, de estas nuestras Fiestas son los ganaderos. Personas que año tras año no dudan en dar sus vacas para que todos pasemos unos días estupendos. Unos ganaderos sin los que sería prácticamente imposible celebrar las Capeas. Este año tienen una dificultad añadida para traer sus ganados a la plaza, la sequía. Una escasez de agua que trae como consecuencia la falta de alimentos y pastos, con el consiguiente encarecimiento de los costes para la cría y engorde del ganado. Pero un año más han superado estas dificultades y en estos días veremos las vacas en la plaza. Es, pues para todos ellos el deseo de que vuelvan las lluvias y con ellas los pastos.

No quiero ser pesado volviendo a repetir lo mismo, entre otras cosas, porque lo que pretendo no es aburrir a todos los presentes, sino expresar, dentro de lo que mi capacidad literaria me permite, un mensaje de esperanza en nuestras posibilidades como pueblo con identidad propia y un mensaje en el que os pido a todos que os divirtáis todo lo posible y paséis unas Capeas inolvidables. Olvidar, aunque a veces sea muy difícil, los problemas cotidianos y pasarlo lo mejor que podáis.

Quiero finalizar lanzando tres vivas que pueden resumir lo que en estos minutos os he pretendido comunicar.

¡Viva Extremadura!

¡Vivan las Capeas!

¡Viva Segura y su Cristo de la Reja!

Lorenzo Molina Medina
Página Web realizada por  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Segura de León - 2008
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons | Aviso Legal | Bibliografía
CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional Licencia Creative Commons