Segura de León


Quedan 79 días para las Capeas 2017
Mapa del Sitio Agrandar Reducir Restaurar

Hemos recibido
2169413
visitas desde el 13/03/1998

Ver Estadísticas

Pregón Capeas 1998


Sr. Alcalde, Sres. Concejales y Autoridades, Vaquera y Zagalas, amigos todos.

Hace 47 años nos dedicaba mi padre el libro "Noticias de la Villa de Segura de León con estas frases:

"A la Villa de Segura de León -en la representación de su Concejo- con el respeto, la lealtad y la verdad que le debe mi afecto".

El año pasado, yo, os dedicaba el cuadro "Cartel de capeas" con estas palabras, muy similares:

"A Segura de León, mi pueblo, con admiración y respeto".

Uniendo ambos sentimientos os dedico este pregón: A Segura de León, con la lealtad y verdad, admiración y respeto que siento por vosotros.

Segura de León, nombre y apellido egregios, con blasón leonés de castellana verdad, que dijera el insigne escritor Cortines Murube en página ya amarilla, bien merece ser pregonada a todas las gentes y a los mil vientos, por su historia y por su grandeza humana.

Hace 2 años, en una tarde-noche de Junio, contemplando la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla, solitariamente callada y vacía, en toda su belleza romántica y heroica, sentí escalofríos y añoranzas. Escalofríos por su impresionante perfección, añoranzas... por Segura de León.

Se mezclaban recuerdos de grandes faenas de toreros grandes con grandes capeas en nuestra plaza grande y con hombres grandes. Los sevillanos se enorgullecen, y con razón, de su plaza; nosotros de la nuestra, de la plaza de Segura y con la misma razón. Y también de nuestro Cristo de la Reja y del castillo, de nuestra iglesia y del paisaje, de las capeas y de nuestra gente. De nuestra gente torera, de nuestras muy hermosas vaqueras -vaqueras, zagalas y todas las mujeres de Segura, que todas merecen la alabanza.

Al cabo de esos dos años, como pintor, os invito a pintar conmigo; y os incito a todos a coger la paleta, llenarla de colores y con pulso firme y buen pincel, con ilusión y trazo fuerte empezaremos por los azules de lejanías andaluzas y extremeñas, después, con verdes de distintos matices, pintemos olivos, encinas, vides, higueras y chopos, juncos, retamas y praderas. Con amarillo nápoles los rastrojos, con rojo inglés claro, sienas y grises, nuestras tierras. Con blanco de cinz y bermellones las casas. Y con amarillos intensos y rojos ardientes nuestra puesta de sol.

Conseguido el entorno, concretamos el pueblo. Desde el castillo, el convento y la Barceloneta, cascadas empinadas de casas blancas que miran al cielo y desde la lejanía casi una uve doble majestuosa, arañando nubes y rompiendo estrellas.

El paisaje está a punto. Ahora vamos a vivirlo, y a gozarlo.

La acertadísima frase del logotipo "Segura de León por todo lo alto" nos invita a ello: Por todo lo alto Segura y sus fiestas.

Y nos adentramos en la plaza y en las capeas, sintiendo en nuestro interior el tirón sublime de nuestro Cristo:

Cristo de la Reja, en alto,
con su mirada baja,
con su estar clavado,
con su sentir infinito.

El Cristo y los Remedios, el castillo y la iglesia, el monumento, historia vigilante, contempladores silenciosos y solemnes... A lo lejos el campo, sus ganaderos y vacas, con la ilusión a punto. Más cerca, todos, con la esperanza rebosante.

Ya llega el día, ya vienen las vacas, a galope, resonando las pezuñas en los adoquines, los gritos, las carreras, la algarabía, los chillos y... "ya han entrao".

Y tenemos el primer cuadro del tríptico que considero fundamental: La entrada, El encierro y La capea.

A la entrada la veo como un cuadro futurista e impresionista, con todos los colores de la paleta en grandes manchas y formas ágiles y huidizas.

Es una explosión de color, de sonido y agilidad. A muchos les he oido comentar que es el momento que más les gusta. Y lo entiendo, porque es poderío y muy español.

El encierro, 6 de la tarde en punto. Similitud puntual con la Maestranza. Nunca he comprendido por qué la puntualidad es casi exclusiva de las fiestas de toros. Remolino de vacas, carreras de vaqueros, voces, palos, sustos. La vaca que se vuelve, las demás que le siguen, el revolcón inesperado, la brega a veces interminable y por fin la capea en la "corralá".

Este cuadro es una auténtica vorágine de formas y con colores más uniformes. Magnífico.

La capea. Salida de la vaca, estampida inicial de los efímeros toreros y baile taurino interminable. ¿Colores? Desde la sotana negra de D. Carmelo hasta la blusa amarillo limón de Canuto, pasando por los mil tonos de los atuendos curiosos y raros que están al uso y a la moda, tenemos toda la gama de una paleta bien pertrechada. Carreras largas, piruetas insólitas, angustia en los "tablaos", cogida aparatosa y a veces tonta, gritos, silbidos, chillos y risas (que de todo hay en esta olla a presión que se desborda), conforman, junto a las palideces o rojeces de las caras, de quienes aguantan a la vaca detrás de un madero o no caben en la tronera, un cuadro imposible de pintar.

Los cuadros son estáticos, la capea puro movimiento, cambio y pasión.

Cae la tarde y la capea termina, los colores se tamizan y oscurecen, difuminándose en sombras rotas por las ráfagas amarillas de los focos.

Dejamos la paleta y limpiamos los pinceles. El gran cuadro está terminado.

Mañana otra capea y pasado y al siguiente. Así hasta seis. Este año siete.

El año que viene seguiremos y habrá otras vaqueras, zagalas, vaqueros y vacas. Y otro pregonero que nos volverá a pregonar nuestras fiestas y nuestros amores.

Con distinto enfoque, pero siempre quedará en el hondón del alma nuestro amor al Cristo de la Reja, nuestro bellísimo paisaje, nuestras ilusiones y nuestras inmensas ganas de vivir las capeas. Y las capeas seguirán siendo una obra de arte, altiva y genial.

Un abrazo a todos.

Antonio Casquete de Prado Jaraquemada
Página Web realizada por  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Segura de León - 2008
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons | Aviso Legal | Bibliografía
CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional Licencia Creative Commons